martes, 16 de agosto de 2011

Campaña de 75 días arranca el sábado




*Estrategia FSLN Estado-partido para mantener ventaja; Gadea apunta al Pacífico y PLC a mantener su “marca”.
*Encuestadoras difieren sobre ventaja de FSLN: M y R: (Ortega 56-Gadea 14), Cid Gallup (Ortega 42-Gadea 34)
* Alemán se mantiene estancado en tercer lugar (5% en M y R, 10% en Cid Gallup), mientras ALN y APRE debajo de 1%
MANAGUA
Después de mantenerse en una larga pre-campaña durante cinco meses, tras la inscripción de los candidatos presidenciales, los partidos políticos preparan sus maquinarias de cara al próximo 20 de agosto, cuando inicia oficialmente la campaña electoral de 75 días. Se trata de una contienda con dos ejes claramente marcados: el oficialista FSLN intentando mantener, con un marcado clientelismo político, la ventaja que hasta ahora le dan todas las encuestas, mientras el PLI y el PLC se disputan las banderas de la oposición. Fabio Gadea, segundo en todas las encuestas, se propone llevar su campana al Pacífico y a las grandes concentraciones poblacionales, mientras Arnoldo Alemán apuesta a que al final prevalecerá la “marca” del partido PLC.

Para el analista político y fiscal del PLI Mauricio Díaz esta campaña electoral “será terrible”, dada la polarización política que vive el país y el hecho de que la oposición “sigua enmarañada en una pelea de intereses mezquinos, atacándose unos a otros y no centrando sus esfuerzos en un objetivo común”, que según este analista es el presidente Daniel ortega, cómodamente situado por la clara ventaja que le dan las encuestas.

Díaz asegura que la ventaja que pueda lograr la oposición en estos meses dependerá del tipo de ofertas que presenten al electorado, principalmente a los indecisos o los que no tienen partido. “Siento que las ofertas de la oposición hasta al día de hoy son demasiado abstractas. Hablan, por ejemplo, de recuperar la institucionalidad democrática mientras Ortega da láminas de zinc. Va a ser bien difícil, pero no imposible, encontrar los nichos que conecten con el electorado”, explica Díaz.

Hasta ahora no está muy claro qué ofrecen los partidos políticos de oposición frente a la oferta del FSLN, cuya estrategia electoral, preparada por la primera dama, Rosario Murillo, hace referencia a una clara vinculación Estado-partido y a la conquista de los estratos más pobres de la población a través de dádivas o inclusión en los proyectos gubernamentales.

En su estrategia electoral, el FSLN presenta las que serán las principales promesas durante la campaña electoral, centradas en un continuismo de lo que en el documento se nombra como los “logros” del Gobierno: fomento a la producción en el campo, apoyo a la pequeña y mediana agroindustria “para agregarle valor a la producción”, más educación y de “mejor calidad” y “continuar” con los programas de infraestructura “como carreteras, caminos productivos, electrificación, agua”.

PLI-UNE: cinco ejes

En cambio, hasta ahora la oposición no ha presentado una opción clara para convencer al electorado de que representan una opción política frente al oficialismo.

La primera organización política que arrancará oficialmente su campaña es la Alianza PLI-UNE, cuyo candidato presidencial es el empresario radial Fabio Gadea Mantilla. Esta alianza presentará el 18 de agosto su plan de gobierno en un pequeño acto que realizarán en Managua, anunció su jefe de campaña, Eliseo Núñez. Con ese plan, dijo Núñez, pretenden convencer al electorado de que esta alianza política es la mejor opción de cara a los comicios del 6 de noviembre.

El político no dio detalles del plan, pero dijo que se estructura en cinco ejes principales que incluyen temas como tecnología, salud y educación, empleo y crecimiento económico. De hecho, el objetivo principal de este plan, dijo Núñez, es hacer que la economía de Nicaragua “crezca a más del 7% anual”.

No habrán grandes concentraciones políticas que demuestren el músculo del partido, sólo un encuentro con mil jóvenes universitarios y caravanas que recorrerán las ciudades del Pacífico del país, donde la alianza PLI no ha logrado el mismo apoyo expresado en comunidades rurales del norte y centro del país, tradicionalmente bastiones liberales.

“Entramos a una campaña con trabajo territorial importante, pero ahora vamos a los grandes núcleos de población donde desarrollaremos una campaña de temas más que una campaña de candidatos. Una campaña donde el tema económico y la dificultad del día a día para poder llevar los recursos que garanticen el sustento de la familia, son los que deben llevarse a discusión. Creemos que nuestras propuestas van a superar las de los otros candidatos”, dijo Núñez.

PLC lanzará estrategia en Matiguas

Los que sí harán una demostración de fuerza son los políticos de la Alianza PLC, cuyo candidato presidencial es el controvertido expresidente Arnoldo Alemán, que pide al electorado una “segunda oportunidad” para gobernar Nicaragua.

El diputado Freddy Torres anunció que el PLC lanzará su campaña en el municipio Matiguás, Matagalpa, donde esperan concentrar a 70 mil simpatizantes. “Escogimos Matiguas porque es emblemático. Cuando hemos iniciado campaña en Matiguás, siempre hemos derrotado al sandinismo”, dijo Torres.

Tanto Torres como Núñez comparecieron en el programa “Esta Semana”. Ambos políticos dejaron más claras las diferencias y pugnas que separan a sus organizaciones políticas, que los planes o ejes de campaña que desarrollarán para conquistar electores.

Torres dijo prácticamente que el PLC no tiene que acudir a las regiones del país a conquistar el voto de sus simpatizantes, como lo hacen los candidatos de PLI-UNE, dado que confían en la “marca” que representa para ellos el Partido Liberal Constitucionalista.

Esta organización política, sin embargo, tendrá que desarrollar en las próximos meses una intensa campaña que conquista del electorado, dado que todas las encuestas publicadas hasta la fecha le dan una clara desventaja a su candidato, Arnoldo Alemán. La más reciente encuesta de la firma Cid-Gallup, ubica a Alemán en un tercer lugar con una intención de votos del 10%, frente al 34% de Fabio Gadea y más lejos aún del 42% del presidente y candidato sandinista, Daniel Ortega.

“Nos atenemos a nuestra organización y a la presencia en los territorios. El PLC tiene una estructura en cada uno de los municipios, comarcas y barrios. Si bien es cierto que las encuestas nos ubican en una posición muy baja, cuando vamos al territorio nos damos cuenta que la gente del PLC ahí está”, dijo Torres.

Para el analista Mauricio Díaz, la atención del electorado en los candidatos de oposición dependerá de los “ejes programáticos de cada candidato y si éstos son potables para los electores”.

Díaz dice que esta será una campaña asimétrica, con el oficialismo manejando los proyectos gubernamentales y los ingentes fondos de la cooperación venezolana, y una oposición que no cuenta con esos recursos económicos. “¿Qué puede ofrecer la oposición sin caer en la demagogia?”, se pregunta Díaz.


No hay comentarios:

Publicar un comentario